Derecho

REQUISITOS PARA LA SEGREGACIÓN DE UNA FINCA URBANA EN UNA PROPIEDAD HORIZONTAL

Uno de los principales efectos de la nueva realidad social y medioambiental actual es que las familias tienen menos miembros que hace 30 años y sienten una mayor preocupación por el ahorro energético y la ecología. Como consecuencia de lo anterior, a la hora de comprar un piso, no buscan viviendas tan grandes como las que se construían antiguamente. Sin embargo, lo cierto es que nuestro parque de viviendas está configurado –fundamentalmente en el centro de las ciudades- por inmuebles que superan los 120 metros cuadrados.

Esta mayor demanda de viviendas de menor tamaño, lleva a los vendedores a subdividir éstas, en fincas de menor tamaño; lo que civilmente denominamos como segregación.

La segregación de una vivienda requiere el cumplimiento de una serie de condicionantes en el ámbito administrativo, así como en el civil, en cuanto a formar parte de una Comunidad de Propietarios.

En cuanto al primero y más importante, resulta imperativo decir que no habrá lugar a la segregación sin que las viviendas que resulten de la división no puedan cumplir los requisitos urbanísticos fijados por el ayuntamiento competente.

Respecto del ámbito civil, podemos encontrarnos con una doble posibilidad: que los estatutos permitan expresamente la segregación, o no. En caso afirmativo, tan sólo necesitaremos el acuerdo a favor de al menos 3/5 partes de  los propietarios que representen como mínimo a su vez 3/5 partes de las cuotas de participación, para la nueva configuración de éstas, una vez ejecutada la segregación.

En caso de que los estatutos no lo prevean, sí que necesitaremos cumplir un doble requisito sine qua non, a saber: el consentimiento de los propietarios afectados, y a su vez, el voto a favor de 3/5 partes que representen a su vez 3/5 partes de las cuotas de participación, como mínimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *